¿Cómo responder como Padre cuando mi hijo/a encuentra material inapropiado en línea?

El siguiente material viene de un articulo de la revista Time.com y está resumida y traducida para la comunidad de Liberty Christian Academy.

¿Se ha preguntado que efectos tiene el uso del celular en sus hijos?

Si vemos a nuestro alrededor, podemos observar cómo los medios de comunicación y la tecnología han cambiado nuestra vida cotidiana, incluso cuando se compara con la década pasada. Hoy más que nunca antes, todos llevamos nuestros dispositivos tecnológicos a donde quiera que vayamos y dependemos de ellos para el trabajo, la escuela y nuestra vida social. 

Sin embargo, se ha preguntado ¿cómo puede esta conexión constante estar afectando la vida de sus hijos?

Esta misma pregunta se la hizo Common Sense y para responderla, realizó una encuesta cuyos resultados le ayudarían a las familias a crear un estilo de vida saludable con los medios digitales.  

¿Qué resultados arrojó la encuesta? 

  • La mitad de los adolescentes y un cuarto de los padres sienten que son adictos a su dispositivo móvil.
  • Por lo menos un par de veces a la semana, más de tres cuartos de los padres y 41%  de los adolescentes sienten que otra persona se distrae con su aparato y no presta atención cuando están tratando de hablar
  • El 72 % de adolescentes y 48 % de padres sienten la necesidad de responder de forma inmediata a los mensajes de texto, redes sociales y otras notificaciones
  • A pesar de los conflictos, la mayoría de los padres sienten que el uso que sus hijos le dan a los dispositivos móviles no ha hecho una diferencia o ha ayudado con su relación.

La realidad es que nuestros niños se sienten cómodos explorando el mundo digital. Y, a diferencia de otros aspectos de la trayectoria de desarrollo de un niño, estos desafíos de la nueva era digital no son algo que nosotros como padres tuvimos que afrontar en nuestra adolescencia. 

Pero lo cierto es, que internet no va a desaparecer, y nuestros hijos necesitan aprender a vivir con esta herramienta de forma segura y saludable. La clave para afrontar esta situación se encuentra en el compromiso y cooperación.

Es posible que por ejemplo, notemos que nuestro hijo adolescente invierte mucho tiempo en línea mensajeando con amigos y que incluso utiliza lenguaje agresivo u ofensivo con los demás.  Otro padre podría discubrir contenido adulto inapropiado o encontrar en el historial de su computadora, búsquedas relacionadas a sitios web con pornografía.

Es normal que este tipo de situaciones nos generen un alto nivel de preocupación. Pero tenemos que tener en cuenta que antes de reaccionar con castigos severos que minen la comunicación y la confianza de nuestros hijos, debemos de enseñarles a navegar por el mundo en línea para que puedan cosechar los beneficios y evitar los escenarios anteriores por sí mismos en el futuro. 

Al igual que con las drogas, el alcohol y la actividad sexual, el mundo digital ofrece trampas que los adolescentes deben aprender a evitar. Es por esto que debemos desarrollar relaciones que les enseñen a nuestros adolescentes a navegar por estos desafíos, en lugar de reaccionar con enojo o esperar que podamos protegerlos completamente del mundo digital.

¿Qué podemos hacer entonces?

  • Mantenga la calma. Si encuentra algo que le preocupa, acérquese a su hijo sin juzgarlo. Recuerde que su hijo adolescente también puede estar luchando con un problema.
  • Escúchelo. Mantenga una conversación franca y abierta con su hijo adolescente sobre lo que encontró en su teléfono. Evite hacer suposiciones sobre cuáles pueden ser los motivos por los que su hijo está mostrando esas conductas y evite sacar a relucir conductas negativas del pasado. Trate de comprender realmente cuales son los factores y las presiones que intervienen en su proceso de toma de decisiones. Realmente escúchelo.
  • Ponga límites. Mientras que mostramos una actitud comprensiva con respecto a las motivaciones, es absolutamente necesario que al mismo tiempo establezcamos los límites al acceso de un preadolescente o adolescente a los medios de comunicación social. Debemos controlar su actividad, ¡incluso antes de encontrar algo preocupante! Entre los límites más comunes incluyen limitar el tiempo de pantalla durante los fines de semana, evitar “hacer amistad” con personas desconocidas y asegurarse de que los adolescentes tengan la configuración de privacidad adecuada en todas sus cuentas.

…pero deles espacio. Todo el mundo va a tener que aprender a utilizar Internet y los medios sociales de forma adecuada, ¡incluso usted! Quitarle el acceso a un adolescente por períodos muy largos no es realista ni útil a largo plazo. De lo contrario, encontrarán otras formas no supervisadas, para acceder a los medios sociales y usted se perderá la oportunidad de guiarlos. 

Y por último y lo más importante

  • Recuérdele a sus hijos que deben permanecer limpios. En medio de una tendencia social que tiende a llevarnos a la adicción a las redes sociales, podemos recordarle a nuestros hijos que desde temprana edad debemos de cuidar nuestra santidad. En la Biblia vemos el ejemplo de Samuel, quien, a muy corta edad supo permanecer cerca de Dios aunque las personas alrededor practicaban pecado. Dios te está llamando en medio de la “noche” y espera que le digas: “Habla Dios, que tu siervo oye”.

Efesios 5:16  aprovechando el tiempo de la mejor manera, porque los días son malos.